5 Motivos que haces que no rindas cómo deberías durante tu entrenamiento

motivos-para-no-rendir-al-maximo-decem

Porque las excusas no son válidas

El inicio de una rutina deportiva siempre es un camino difícil. Cuesta acostumbrarse a un ritmo de vida que no es el que llevabas hasta entonces y en ocasiones se puede hacer cuesta arriba el continuar con la práctica de ejercicio diario.

Sin embargo, lo más importante es nuestra actitud y corregir ciertos hábitos o excusas que tendemos a crear cuando algo nos da pereza. Por ello, en este post recopilamos 5 hábitos o motivos que nos impiden dar el máximo de nosotros mismos.

1. Que tu actitud no sea la adecuada

Una buena actitud determina en gran medida el que consigamos o no alcanzar nuestros objetivos. En muchas ocasiones hay quienes mientras están realizando ejercicio sólo optan por quejarse de lo aburrido o doloroso que es la práctica deporte o incluso están aquellos que empiezan con una rutina deportiva por simple “postureo” y pasan más tiempo haciéndose fotos o comentando su entrenamiento que realmente practicándolo.

Ten clara tus metas, plantéate objetivos sencillos y específicos y de esta manera cuando los vayas consiguiendo tu nivel de motivación irá en aumento, lo que se traducirá en una actitud positiva y llena de energía ante la práctica de deporte.

2. Entrenar sin haber comido previamente

Muchos creen erróneamente que entrenar con el estómago vacío nos ayuda a quemar más calorías, idea que es totalmente falsa. Nuestro cuerpo necesita las suficientes reservas de glucógeno como para hacer frente al desgaste que se produce durante el entrenamiento. Por ello es recomendable que nunca vayas en ayunas, o previamente hayas ingerido alimentos aunque sean ligeros como un plátano o un yogur.

3. Dormir mal o no el suficiente tiempo

La falta de sueño propicia que nuestro ritmo cardíaco esté desincronizado lo que se traduce en que nuestro cuerpo esté más débil y no pueda hacer frente al esfuerzo que supone un entrenamiento.
Es importante dormir al menos 7 horas diarias para conseguir estar al 100%

4. Comenzar a entrenar deshidratado

Cuando estamos deshidratados nuestro cuerpo es más propenso a sufrir mareos, calambres o dolores de cabeza. Es por ello muy importante consumir agua durante el entrenamiento para que nuestros niveles de hidratación siempre sean los correctos

5. Llevar una mala alimentación

Un estilo de vida saludable tiene dos pilares fundamentales: el ejercicio y una adecuada alimentación. Si entrenamos pero nuestra alimentación es deficiente no conseguiremos nada y todo nuestro esfuerzo se traducirá en la no consecución de objetivos, lo que nos frustará y nos llevará a tener una actitud errónea.

Por ello, evita las comidas grasas como la comida rápida y procura llevar una alimentación sana y equilibrada que acompañe tu rutina de ejrcicios.

Ya sabéis que en Decem no nos gustan las excusas y queremos que déis siempre el máximo de vosotros mismos, por eso queremos conseguir que evitéis estos hábitos y podáis asi alcanzar todos vuestros objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>