Por qué las máquinas no son necesarias para ponerte en forma

las-maquinas-de-fitness-no-son-necesarias-para-ponerse-en-forma-decem

Desmentimos algunas ideas preconcebidas sobre este hecho

Desde siempre se ha pensado que si no vas al gimnasio a muscularte con máquinas de fitness nunca conseguirás resultados. No decimos que estas máquinas no tengan ningún efecto o que sean absolutamente prescindibles, simplemente afirmamos que no son ni mucho menos la única opción cuando buscas un cuerpo musculado e incluso, muchas de ellas han de ser evitadas.

Hace unas semanas vimos un tweet de @jorgegarbas que asemejaba las máquinas de fitness con las bicicletas de ruedines. Y en cierto modo es una comparación muy realista ya que lo que hacen este tipo de máquinas es evitar que te hagas daño durante la práctica del deporte, pero no mejoran tu rendimiento deportivo. Normalmente, esto supone un riesgo menor para el gimnasio, al no tener que estar tan pendiente el monitor del alumno, de ahí que muchos centros opten por esta opción.

Por ello, no te dejes impresionar si al entrar a un gimnasio ves gran cantidad de máquinas relucientes, ya que esto no quiere decir que el gimnasio sea mejor ni que en él vayas a obtener mejores resultados.
Es más, muchas máquinas a la larga pueden provocar lesiones al aumentar excesivamente la carga.

Máquinas como la Contractora Pectoral, la Press de pecho o la Extensión-Flexión de Pierna pueden ser la causa de lesiones indeseadas si no se utilizan correctamente; y como ya hemos comentado, en los gimnasios con gran cantidad de máquinas, una de las liberaciones para los entrenadores es que no han de estar excesivamente pendientes de los clientes al facilitar las máquinas la realización de los ejercicios. Pero claro, cuando se utilizan con desconocimiento y sin excesiva vigilancia es cuando ocurren estos problemas.

las-maquinas-de-fitness-no-son-necesarias-para-ponerse-en-forma-decem-2

Lo bueno de no trabajar con máquinas es que el límite al movimiento lo pones tú, es decir, se trabajan más fibras musculares y músculos, estando corrigiendo continuamente nuestro cuerpo los movimientos que vamos realizando. En las máquinas, el movimiento está preestablecido por lo que los músculos sinergistas dejan de trabajar (por ejemplo, si trabajas hombros con la máquina dejarías de trabajar los deltoides). Asimismo, el trabajar más fibras musculares propicia que nuestro músculo establezca más conexiones neuromusculares que hacen que ganemos más fuerza.

Repetimos que con todo esto no queremos decir que todas las máquinas sean malas e innecesarias, simplemente que existen otros métodos mucho más óptimos, como el entrenamiento funcional, que combinado con máquinas, como por ejemplo el remo, aumentan nuestro rendimiento.

Por tanto, en la correcta combinación está la clave y en Decem te ayudamos a dar con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>