Consejos sencillos para evitar contracturas cervicales

evitar-dolores-cervicales-decem

Son uno de nuestros problemas más frecuentes

Sin duda muchos lo sufrimos, esa sensación permanente de llevar un peso sobre tus hombros. Las contracturas cervicales acaban por poner límites a nuestro día a día, y por supuesto, influyen en nuestro rendimiento deportivo.

Las causas pueden ser varias, desde el estrés causado por nuestro agitado ritmo de vida hasta las malas posturas que adoptamos, pero os vamos a dar sencillos consejos para evitar que estas aparezcan.


Trabaja esta zona para que gane fuerza

Si tenemos los músculos de esta zona debilitados tenemos una mayor probabilidad de que las contracturas aparezcan, es por ello, que el trabajo muscular de la espalda conseguirá que nuestros músculos sean más fuertes y por tanto sostengan mejor nuestra columna vertebral.
Eso sí, es muy importante que se ejerciten los músculos de manera adecuada y supervisada, ya que tan dañino es el no ejercitarse como el ejercitarse de manera incorrecta.

Entrena con la misma intensidad la parte delantera y trasera

Solemos entrenar más la parte delantera de nuestro cuerpo: pectorales, bíceps y abdominales. Esto hace que si no trabajamos con la misma intensidad nuestra parte trasera, es decir la parte dorsal, aparezcan las contracturas al estar las dos partes desequilibradas teniendo más tensión la parte delantera que  la trasera.

Evita malas posturas

El ordenador y el móvil son dos de nuestros enemigos si queremos evitar las contracturas cervicales. Principalmente por el hecho de que tendemos a doblar en exceso el cuello y mirar hacia abajo lo que acaba por cargar nuestra zona cervical. Es por ello que en la medida de lo posible hemos de intentar mantener la mirada recta a la altura de la vista para no forzar una mala postura.

dolor-cervicales-decem

Los pequeños gestos tienen grandes resultados

En nuestro día a día realizamos pequeños gestos cotidianos que sin querer propician la aparición de esta dolencia. Por ejemplo, cuando leemos un libro hemos de elevarlo, nunca tenerlo por debajo para evitar que nuestro cuello permanezca totalmente doblado.
Si realizas actividades en la cama como leer o escribir en el ordenador, procura hacerlo con un cojín en la espalda y otro sobre las rodillas para evitar así malas posturas.

Como podrás observar son consejos y pautas muy sencillas que pueden ayudarnos a evitar un dolor molesto que en muchas ocasiones nos impide rendir al 100% durante nuestro entrenamiento. Y como sabéis, en Decem siempre queremos que deis el máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>